¿Qué idioma es más sencillo para los niños?

Todo el mundo sabe que los niños puede aprender una enorme cantidad de cosas rápidamente y sin ningún esfuerzo. Esta disposición, ha hecho que cientos de niños comiencen, desde una edad muy temprana, a combinar el aprendizaje de su lengua materna con el de una segunda lengua.

Una segunda lengua, que tradicionalmente suele ser el inglés por ser el idioma que más extendido se encuentra por el mundo. Pero…¿es este el más sencillo que pueden aprender los niños o hay otros igual de asequibles para ellos? Pasemos a verlo en esta pequeña comparativa de los idiomas más utilizados del Planeta.

Niña estudiando

¿Qué idioma es más sencillo para los niños?

Comenzamos, como no podía ser de otra manera hablando del idioma que en mayor número de ámbitos se utiliza, el inglés.

Es más fácil estudiar inglés de forma temprana porque…

*Porque los niños pueden adaptarse más rápidamente a su fonética. Comparada con la de otros idiomas populares, la fonética inglesa en la más enrevesada. Es por eso que convienen introducir a los niños en ella cuanto antes, para que la aprendan de forma natural.

*Porque al estar tan asentado en diferentes partes del mundo (de hecho es la segunda más hablada en multitud de países), es el que mayores y mejores métodos de aprendizaje tiene para todas las edades. No solo eso, sino que además en muchos sistemas educativos, se imparten una proporción parte de sus asignaturas en este idioma.

El alemán es más interesante porque…

*Porque a pesar de tener algunos nombres llenos de consonantes (los cuales son casi impronunciables para un castellano parlante que intente aprenderlo en siendo ya adulto), la inmensa mayoría de sus vocablos se pronuncian de la misma manera que en castellano.

*Porque la crisis económica mundial por la que estamos pasando, ha demostrado que la economía alemana es una de las más fuertes de Europa. Una fortaleza que le ha permitido seguir generando una enorme cantidad de puestos de trabajo, para los que obviamente es necesario que los solicitantes tengan un perfecto dominio del alemán.

El chino es una gran alternativa porque

*Porque  a pesar de que a pesar de su complicada grafía, aprender a hablar chino con fluidez es bastante sencillo.

*Porque es un mercado emergente que se está introduciendo en una enorme cantidad de partes del mundo como socio comercial. Tal es su avance, que multitud de personas creen que el chino conseguirá desbancar en un futuro no demasiado lejano al inglés como lengua universal.

Niño estudiando

Entonces…¿cuál es el idioma más asequible para los niños?

La verdad es que cualquiera de estos tres idiomas puede ser aprendido sin ningún tipo de problema por los niños. Es decir, que si se les introduce mientras se encuentran en la etapa de infantil, no van a tener dificultades en aprender los rudimentos del inglés, el alemán o el chino.

¿Por cuál decidirse? Por el que se pueda acceder más fácilmente. Está muy bien en pensar en el futuro de nuestros hijos, pero el chino no está todavía demasiado extendido y el alemán, aunque es un idioma en auge, tampoco es que en estos momentos cuente con un gran número de centros en los que aprenderlo desde la infancia.

Así que, descartando el francés (el cual cada vez está más en desuso fuera de los países franco parlantes), la mejor opción como segunda lengua sigue siendo en estos momentos el inglés.

Beneficios de aprender idiomas en la niñez

A lo largo de los primeros años de vida de niños, su cerebro es capaz de adquirir todo un enorme abanico de conocimientos en un tiempo record. Es por eso que una gran cantidad de expertos en la materia, aconsejan a las madres que inicien en el aprendizaje de los idiomas a sus hijos cuanto antes.

Niños estudiando

¿En que beneficia el aprendizaje de un idioma extranjero?

Todo parece apuntar que aprender una segunda lengua a una edad temprana, no solo ayuda a mejorar la capacidad de focalizar la atención en una determinada actividad, sino que además permite que los más pequeños tengan una mejor memoria y una mente mucho más preparada para adquirir conocimientos. Durante los primeros cuatro años de vida, es el momento en el que la gran mayoría de las conexiones neuronales se producen. Un momento, en el que el cerebro termina de formarse plenamente, el cual es perfecto para introducir todo tipo de estímulos.

No son estas las únicas ventajas que se obtienen a esta temprana edad, también les resulta más sencillo, ya que es posible presentárselo de forma más divertida. Al no tener el cerebro totalmente estructurado, los niños pueden construir nuevas arquitecturas cerebrales que se ajusten a los sonidos propios de ese idioma. De hecho, se ha demostrado mediante varios estudios, que en edades tempranas, todo idioma que se aprende, se almacena en una única área del cerebro.

¿Crees que no va ser capaz de aprender dos lenguas a la vez? Deja de preocuparte por esta cuestión, ya que para un niño es tan sencillo aprender un solo idioma como varios.

Cómo introducir el aprendizaje de otro idioma

Si lo que te asusta es la idea de no saber cómo introducir a tu hijo en otro idioma, estate tranquilo, ya que aprender una nueva lengua se hace de la misma manera que aprenden el castellano. Es decir, que todo se basa en la escucha, la comprensión de las palabras que se les enseñan, en introducir poco a poco palabras en su vida cotidiana y finalmente, hacer que escriban e intenten leerlas en pequeñas frases.

Eso sí, nunca se le deben enseñar únicamente palabras sueltas, ya que estaríamos frenando su aprendizaje. Los niños deben conocer las estructuras más básicas de la lengua. De esta manera, si aprenden cosas tan aparentemente pequeñas como una pregunta en inglés como por ejemplo Can I go? , dentro de un determinado período de tiempo podrán incluir todo tipo de acciones para las que, en este caso, necesitan pedir permiso.

Niños estudiando

Otra de las cosas que funciona muy bien en estas edades, es utilizar canciones, imágenes, obras de teatro o series de televisión adaptadas a su edad, para que mientras se divierten, estos conocimientos se almacenen de forma mucho más rápida en su cerebro.

¿No te ves capacitado para ejercer esta labor? No hay problema, ya que cada vez hay más academias en las que se crean programas adaptados a este tipo de edades. Si esto no te convence demasiado, siempre puedes buscar un colegio en el que se impartan clases en el idioma que desees que tu hijo aprenda. Es tan efectivo o incluso más que una academia, te ahorras tener que estar desplazándote a otro lugar diferente cada vez que tenga clases y sobre todo no tendrás que sobrecargar al niño de actividades fuera del horario escolar.