manos_perfectas

Las manos, esencial en la novia

A la hora de casarse, es importante tomar en cuenta casi todos los aspectos de la belleza, y es que ser el centro de atracción en una celebración no es sencillo: debe considerarse el vestido, el peinado, la elegancia, la sonrisa, el maquillaje, miles de aspectos que, de pronto, se hace difícil que no se quede alguno por fuera.

Pero un factor que no es lo primero que se piensa a la hora de la organización y en conseguir una buena peluquería Barcelona, como las manos, es tan importante como cualquier otro, y es que las novias deben tener sus manos de la mejor manera posible, no solo por la condición de ser mujeres y necesitar, siempre, tener las manos hermosas, sino también por el hecho de llevar un anillo que va a representar el compromiso.

No solo un buen manicurista es importante, sino también la antelación y el interés que tenga el cliente para poder cumplir con un buen trabajo. Si tienes unas bonitas uñas naturales, no es tan complejo el proceso, y, básicamente, con un trabajo de pocos minutos se puede terminar un gran resultado.

Ahora, si eres de las que, al contrario, debe hacerse las uñas consecuentemente en una buena estética Barcelona, el profesional manicurista puede dejar sus manos tal cual como algunas uñas naturales, pero lleva mucho tiempo de antelación. En este caso, es necesario mantener conversación con el profesional, previo a la fecha de la celebración, de forma que puedan organizar el resultado final.

Normalmente, las novias asisten al manicurista el día antes de la boda, y es un factor tiempo ideal, debido que ni es demasiado tiempo, ni muy poco. Ideal para que duren recién hechas, así como poco tiempo de haberlas hecho, de forma que pueda torpedear la organización de algunos otros puntos de belleza.

El profesional se encargará, además, de recomendar a la novia la combinación de uñas con el estilo que la cliente posee, a través de diversos consejos que son típicos para las novias y/o clientes comunes, como no dejar las uñas demasiado largas, debido que son mas fáciles de romper, o utilizar el método francés para pintarlas, que es un método común y muy elegante.

Sin embargo, si la novia desea probar nuevas tendencias, puede hacerlo con libertad. En este caso, hay diversas etiquetas con colores, plantillas y pastas, donde el profesional se dedica a hacer arte con sus manos.

Normalmente, las uñas tienen color blanco o brillos, así como pinturas transparentes, que no hagan que las manos sobresalgan demasiado con respecto a lo demás, debido que el color común para los vestidos de novias es el color blanco, y debe estar combinado con los demás aspectos de belleza de la novia.

Las uñas en el casamiento, siguen siendo un punto de vista que pensamos imperceptibles, pero que son considerados y tomados en cuenta por los

espectadores, por lo que, a la hora de casarse, es una excelente idea asistir a un buen manicurista y tomar en cuenta sus consejos, de forma que la belleza total esté asegurada.